Press play icon to hear the Spanish Reader

El Carnaval de Mérida (Feb 2017)

Los siglos XVIII, XIX y el primer cuarto del siglo XX marcaron la trayectoria que seguirían las festividades del carnaval que se disfruta hoy día. La mezcla de dos razas importantes aportó a los carnavales de Mérida matices especiales.

Don Luis Céspedes de Oviedo introdujo en la sociedad los bailes, saraos, convites y fiestas de máscaras, causando indignación entre quienes consideraban que estas actividades eran precursoras de futuras deshonestidades. Algunos historiadores sugieren que el gobernador Guillén de las Casas fue quien inició, en la Mérida de los Montejo, las fiestas carnestolendas para que, antes de la severa abstinencia de la cuaresma, la gente tuviera una forma alegre de expansión.

En el siglo XVIII, los días domingo y martes de carnaval eran celebrados en la alameda que el gobierno de Lucas de Gálvez construyó. Eran fiestas en las que participaba la gente adinerada ante la expectación curiosa del pueblo, en su mayoría indígena. La clase media poco a poco se incorporó a estas festividades. Posteriormente los carnavales duraban tres días y más adelante se ampliaron a cinco. Para cerrar el ciclo ya había la costumbre del "entierro" de Juan Carnaval.

A finales del siglo XIX Mérida no contaba con nomenclatura alguna y se orientaba a la gente por los nombres de las esquinas que llevaban títulos simpáticos. Estas esquinas eran el paso para los desfiles. Participaban jinetes, calesas, carretas, diligencias y hasta carretillas con personas disfrazadas con elegancia y buen gusto que derrochaban dinero para sobresalir y divertirse. Tiraban flores y perfumes a la gente que contemplaba el espectáculo.

Un cronista desconocido escribió que "Los bailes de carnaval no eran para ser descritos, sino para ser vistos por los amplísimos salones elegantemente decorados, donde la luz de las lámparas de cristal se reflejaban en lunas donde alternaban flores, gasas y brillante explosión de colores y aromas." Las comparsas de aquel siglo escogían selecciones de óperas y también obras del género grande español para bailar.

Durante los días festivos recorrían las calles estudiantinas y comparsas cantando y bailando ritmos en los que la influencia cubana era notoria.

Como herencia, hoy disfrutamos de un carnaval lleno de vida, color y tradiciones, un carnaval que se disfruta cada año y que se vive al compás que marcan los meridanos.


                                         

                                           Join us now!

 

Sections





Merida

Courses

Gallery